En nuestros hogares generamos una gran diversidad de residuos. Si colaboramos separándolos correctamente en casa, haremos posible que muchos de ellos se puedan reciclar y así contribuir a darles una segunda vida evitando que terminen en un vertedero.

En nuestros municipios disponemos de cuatro contenedores distintos: azul, amarillo, verde oscuro y verde claro (iglú), veamos unos apuntes sencillos del “qué y el cómo” deben depositarse los residuos en cada contenedor:

 

 

 

 

CONTENEDOR AMARILLO o Contenedor de envases ligeros.

 

 

En él deberás depositar SÓLO envases de tres tipos: envases de plástico (por ejemplo botellas de refrescos, de agua mineral, de detergentes, de suavizantes, bolsas de comercios, bandejas de corcho blanco, tarrinas de yogur...), envases metálicos (latas y botes de refrescos, de cerveza, de conservas, bandejas de aluminio, ...) y envases tipo brik (de leche, zumos, sopas..., y de otros alimentos como azucar, legumbres...).

Debemos tener cuidado de comprimirlos lo máximo posible porque son envases que en conjunto ocupan mucho espacio pero, si los aplastamos, reducen su volumen y podemos introducir una mayor cantidad en el contenedor, evitando de esta manera el desbordamiento de los contenedores.

Los bricks y las botellas de plástico de agua están diseñadas para poderlas comprimir y que ocupen poco espacio. ¿Sabes cómo? Seguro que si pero, por si acaso, te lo recordamos. A los bricks sólo tenemos que despegarles las esquinas y aplastarlos, y a las botellas, quitarles el tapón, aplastarlas y por último cerrarlas para que no entre aire y no vuelva a expandirse.

¡Nota! Este contenedor es el lugar donde echar los tapones de los envases de vidrio.

 

 

 

 

CONTENEDOR VERDE CLARO (TIPO IGLÚ) o contenedor de vidrio.

 

 

Este contenedor está destinado solo a envases de vidrio (botellas de vino, de cava, licores, etc., frascos de perfumes y tarros de vidrio para conservas, mermeladas, etc.).

Pero vidrio, “no cristal”. La mayoría de los envases que utilizamos son de vidrio y no de cristal ya que este último es más caro y soporta menos temperatura. El cristal es el de las ventanas,  las gafas, las copas, los vasos, etc.

¡Nota! Las botellas y botes de vidrio deben depositarse sin los tapones, que se depositarán en el contenedor amarillo.

 

 

 

 

CONTENEDOR AZUL o contenedor de papel-cartón.

 

 

Deposita aquí los envases de cartón bien plegados (todo tipo de cajas de cartón, como por ejemplo la de los cereales del desayuno, de galletas, de zapatos, de comidas precocinadas congeladas, bolsas de papel, etc.) y el papel de envolver, hojas, periódicos, revistas, cuadernos, etc.

El Papel y cartón debe estar limpio, no debe contener grasas ni aceites y, si es posible, debemos retirar los elementos de otros materiales, como grapas o cintas adhesivas.

 ¡¡CUIDADO!! Los elementos como clínex, papel higiénico, servilletas, toallitas, pañales, etc… no los depositaremos en el contenedor azul sino en el de color verde oscuro o gris.

Los cartones debemos echarlos aplastados para que no ocupen excesivo volumen (una sola caja puede ocupar el contenedor entero). De ahí que tenga una boca pequeña, para obligarnos a depositarlos aplastados. 

 

 

 

 

CONTENEDOR VERDE OSCURO o contenedor de materia orgánica y fracción resto.

 

 

En este contenedor  depositaremos la materia orgánica, es decir, restos de comida, poda, cáscaras, etc… así como todos aquellos residuos para los que no hay un contenedor específico.

A partir de estos residuos finalmente se generará el compost. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Sigues teniendo dudas con algún envase en concreto? Entra en nuestro Buscador de Envases y descubre dónde debes depositarlo. Si lo tienes todo claro, demuéstralo poniendo a prueba tus conocimientos con estos divertidos juegos sobre reciclaje y recuperación de envases.

 

 

 

 

 

 

Una vez que los residuos están depositados en su correspondiente contenedor, es el Consorcio el que se encarga de completar el proceso de recuperación de residuos. Unos camiones se encargarán de recoger por separado los residuos depositados en cada uno de estos contenedores, para llevarlos a las plantas de selección donde se clasificarán correctamente por materiales, iniciándose a continuación su proceso de reciclaje.

Galería de imágenes:

Ver imagenVer imagenVer imagenVer imagen